Madres más tranquilas

Salud
madre e hijo

No hay nada que haga más feliz a una madre que ver a su hijo feliz.

Alguien dijo que cuando se tiene un hijo se tienen todos los hijos del mundo, no hay cosa más tierna que ver a un niño dormir plácidamente. Los padres sabemos que casi todos los problemas de salud se presentan durante la noche, es casi seguro que durante el día el cuerpo avise; pero con frecuencia no es sino hasta la noche y cuando se hace severo que tomamos medidas.

Pero cuando se trata de niños y de fiebre, no se puede postergar nada y para eso tenemos tecnología al servicio de la salud que puede evitar que se den males mayores. Cuando tenemos bebés medir la temperatura no es cosa sencilla, usar un termómetro bucal no es lo recomendado y se usa el rectal para mayor precisión y seguridad; pero no somos ni enfermeros, ni médicos y el introducirle un termómetro al niño por el recto no es un procedimiento con el que estemos acostumbrados o nos sea algo fácil de hacer.

control de temperatura por movil

Tener la posibilidad de no caer en el estrés de una situación como esta, es algo muy apreciado. TempTraq, ofrece una especie de sticker o parche que es en sí un dispositivo inteligente y es capaz de monitorear la temperatura corporal todo el día, es fantástico. Es capaz de enviar las lecturas al teléfono móvil para que quien esté a cargo del niño pueda hacer el monitoreo debido y sin tocar al bebé. Imagina lo que puede significar eso para los padres o para un centro de atención médica, los traumas que se le pueden evitar a los niños y a los padres.

Normalmente la fiebre no indica algo grave, en el caso de los resfriados llega a los tres días y desaparece; pero hay que considerar los otros síntomas que tenga el bebé. Una fiebre en un adulto es de cuidado; pero en un bebé lo es aún más, así que por eso hay que tener más cuidado con ellos. A veces los padres usan como termómetro el dorso de la mano o la mejilla; pero a veces la fiebre no se puede percibir de esa manera, por lo que nunca hay que fiarse de eso. Recurrir a los termómetros es lo más indicado, porque nos indican una medida más confiable y así saber que acciones tomar.

Una recomendación no está de más

doctor

Cuando el niño tiene fiebre alta, se le pone la piel de gallina y a veces presenta escalofríos, el cuerpo está produciendo más calor para que la temperatura suba, la reacción es cubrirlo o arroparlo y lo correcto es hacer lo contrario, la idea es que no suba la temperatura ¿No es así? Pero la creencia popular es la primera y es muy difícil alejar a las personas de esas costumbres.

Además, la fiebre hace que la respiración aumente, los bebés respiran muy rápido; pero los padres notarán de inmediato un aumento inusual en ella, si llegare a presentar dificultad para respirar es obligatorio acudir al médico para que indique cual es el procedimiento más conveniente a seguir.

Aunque la fiebre no sea síntoma inmediato de una gravedad, es de cuidado y sobre todo cuando se trata de los niños, el tomarse una previsión siempre será bueno para todos.